Peeling Químico, tratamiento ideal para el otoño

Peeling químico, perfecto para el otoño

Tras el verano, tu piel necesita unos cuidados especiales. El sol, el cloro, la sal, el calor… todo ello deja huella en forma de falta de hidratación, manchas o empeoramiento del acné. Para combatirlo lo mejor es acudir a un centro especializado, como Be a Belle, y hacerte un peeling químico para renovar tu piel y ofrecer tu mejor cara. ¿Y por qué en otoño? El peeling químico hace que la piel esté más sensible al principio, por eso no se aconseja hacerlo en verano, cuando la radiación solar más intensa puede dañarla.

Un peeling es un tratamiento dermatológico que elimina las capas externas de la piel. Así se ayuda a la renovación de esas capas por otras de mejor calidad y textura. Con ello se consigue quitar las células dañadas y muertas, eliminar la acumulación de pigmentos (manchas) producida por la radiación solar y ayudar a la regeneración de los tejidos, consiguiendo una piel más rejuvenecida. Además con este tratamiento se reactiva el colágeno, incrementando la elasticidad y el tono facial y atenuando las arrugas. Es un tratamiento que está indicado para cualquier parte del cuerpo, desde el rostro hasta la espalda, el escote o las manos.

Así que si quieres que tu piel vuelva a lucir perfecta, ven a Be a Belle y pregunta por nuestros peeling químicos. Haremos un estudio de tus necesidades para conocer qué tipo de peeling necesitas (superficial, medio o profundo). Y también si conviene complementarlo con otro tratamiento como la microdermoabrasión con punta de diamante, una terapia de exfoliación muy precisa, que elimina todas las impurezas y contribuye a una correcta oxigenación de la piel. Además en ese estudio analizaremos que tipo de ácido es el que más beneficios generará y en que concentración, dependiendo de la parte del cuerpo.

Tipos de ácidos utilizados en el peeling químico

  • Ácido láctico. No produce una gran desescamación porque es el más suave de todos. Aporta luminosidad, elimina asperezas y se utiliza sobre todo para quitar manchas y controlar la piel grasa.
  • Ácido glicólico. Fue el primer ácido con el que se empezó a trabajar en peelings químicos. Está indicado para pieles grasas y estimula las capas más profundas, con los que se consigue una mayor rehidratación de la piel. Además ayuda a eliminar de forma superficial las manchas y los signos de envejecimiento y el acné.
  • Ácido salicílico. Produce una exfoliación superficial, perfecta para tratar espinillas y puntos negros. Penetra con facilidad en los poros de la piel y tiene efecto antiséptico.
  • Ácido tricloracético. Es el que más se utiliza tras el gliócolico, ya que produce coagulación proteica y síntesis de nuevo colágeno. Su acción es más profunda por lo que produce una mayor desescamación de la piel. Se usa para problemas de marcas, cicatrices, pieles muy fotoenvejecidas y pequeñas arrugas.
  • Ácido mandélico. Se utiliza sobre todo si la piel no está muy dañada y solo es necesario una pequeña regeneración.

El peeling químico es un tratamiento que se realiza en varias sesiones y con el que hay que seguir las recomendaciones de los profesionales de Be a Belle para obtener el mejor resultado posible. Por ejemplo, proteger la piel del sol, aplicar productos que hidraten y regeneren la piel y no manipular la piel que va descamándose para evitar infecciones o efectos secundarios. Así conseguirás una piel renovada, más lisa y luminosa, con una mejoría visible en la tonalidad y la textura y lucirá más firme y rejuvenecida.

Es un momento único, es tu momento Be a Belle



PEDIR CITA
LLAMAR
WhatsApp chat