Microblanding, la pigmentación semi permanente en cejas

Una mirada dice mucho de una persona. Unos ojos y pestañas bonitas son fundamentales para verte y sentirte mejor. Y para embellecer esa mirada lucir unas cejas perfectas es clave. Pero en algunas ocasiones la densidad de tus cejas o su color es muy pobre. Un exceso de depilación, asimetrías o ausencia de pelo por genética, alopecia o por un tratamiento de quimioterapia puede ser la causa y eso crea inseguridades. Hasta hace poco, muchas personas se las maquillaban todos los días para disimular esos problemas. Pero en la actualidad existe una técnica mucho más cómoda y que da a las cejas un aspecto más natural: el microblading.

Microblading

El microblanding es una técnica basada en el tradicional tatuaje japonés (teborí) y permite dar forma y rellenar la ceja en aquellos puntos donde es necesario. Sin grandes agresiones para la piel y con una anestesia local tópica se van insertando los pigmentos líquidos en la parte más superficial de la epidermis, a través de un bisturí biselado que contiene hasta 14 agujas. En comparación con otras técnicas como la micropigmentación es mucho menos doloroso, más preciso y mucho más rápido.

Además, como es una técnica mas avanzada, con el microblanding los resultados son mucho más naturales. Es una técnica pelo a pelo, con lo que el resultado es más realista y se realiza un trazo personalizado para cada rostro. Para ello, los colores que se utilizan se mezclan para obtener el tono exacto para cada persona. Además, los pigmentos que se utilizan son hipoalergénicos, ya que están elaborados con base mineral. Así se reduce el riesgo de sufrir reacciones alérgicas.

Otra de las ventajas del microblanding es que suele durar entre uno y dos años, dependiendo del tipo de piel, la aplicación y los cuidados que siga cada persona. Así te olvidas de tener que perder todos los días unos minutos maquillando tus cejas. Podrás hacer deporte, lavarte la cara, desmaquillarte… sin miedo a que tus cejas desaparezca

Además, los efectos del microblanding se notan casi inmediatamente, aunque para ver los resultados finales tendrán que pasar unas cuatro semanas y seguir los consejos del especialista para una correcta cicatrización. Las primeras 48 horas son fundamentales para un resultado óptimo, por ello hay que tomar una serie de precauciones:

  • Aplicar la crema post-tratamiento suavemente con un bastoncillo.
  • Evita las actividades que favorezcan la sudoración. Y protege las cejas del agua, tanto en la ducha como al lavarte la cara.
  • No toques el área pigmentada, excepto para realizar los cuidados indicados.
  • Evita subir en moto o montar en bicicleta.
  • Evita beber alcohol.

Antes de hacerte el microblanding lo mejor es que acudas a un centro especializado, como Be a Belle para que te informen bien. Aunque es un tratamiento estético muy seguro, hay algunas circunstancias en las que no recomienda hacerlo. Como a mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, si hay alergia a los pigmentos, antecedentes de queloides o si padecen diabetes, hemofilia o hepatitis o si están tomando medicamentos anticoagulantes.

Y sobre todo, asegúrate que te lo haces en un centro con personal cualificado, como Be a Belle. Solo así tendrás la garantía de que harán un buen trabajo, con la cantidad justa de pigmentos, midiendo bien para que las cejas queden armónicas y con la mezcla perfecta para obtener el tono más adecuado.

Es un momento único, es tu momento Be a Belle

   


PEDIR CITA
LLAMAR
WhatsApp chat